Un buen trozo de queso es muy rico, pero si además lo fundimos es lo más