Un bocado dulce siempre es bienvenido, no obstante no podemos abusar.