Hoy una receta, llena de nutrientes, muy rápida de preparar, una forma diferente de comer legumbres, perfecta para las cenas informales en las noches de verano, un bocadito perfecto para compartir y completo para los veggies.
Los garbanzos  pequeños granos llenos de beneficios, ricos en proteína y una buena fuente de hidratos de carbono.
Ingredientes
400 gr de garbanzos cocidos
80 gr de almendra natural
2 cucharadas de harina de almendra
1 cucharada de zumo de limón
60 gr de hojas de espinacas baby
comino
sal
pimienta negra recién molida
Nota. La cantidad de harina de almendra variará en función de la textura de la masa, yo tuve que poner 2 cucharadas para poder ligar la masa.

 

Preparación
Ponemos en un procesador de alimentos los garbanzos escurridos junto con las almendras natural y trituramos.
Troceamos las hojas de espinacas y añadimos al vaso, junto con el limón y las especias. Tritura mos nuevamente pero no mucho.
Añadimos la harina de almendra y mezclamos.
Tomamos pequeña porciones y formamos una albóndiga.
Rebozamos con pan rallado y freímos unos minutos hasta que estén doradas.
Acompañamos con una salsa preparada con yogur y mostaza de miel al gusto.