Una salsa de origen italiano, que no puedes dejar de probar, “sugo alla puttanesca” “salsa a la prostibularia. Su origen no esta muy definido, una de las versiones remite al oficio más antiguo practicado por las mujeres en la historia, la prostitución. Se cuenta que en la Edad Media, la vida nocturna de las prostitutas era tan frenética que no tenían tiempo ni energía para llegar al mercado por la mañana temprano, con lo que se conformaban con los restos que quedaban, de ahí nació esta salsa, elaborada con cosas sueltas que quedaban en los puestos.
Otra de las versiones cuenta que los marineros llegados a Nápoles pagaban sus servicios con anchoas en salazón. Las prostitutas empezaron a cocinar una salsa preparada con las anchoas con la que condimentaban la pasta y que más tarde terminaron vendiendo entre sus clientes.
Sea cual sea la versión la verdad es que es una salsa con cuerpo, rica y bien fácil de preparar.Antes de pasar a la receta, quería hablaros del “Kit de pasta” que me ha enviado Lékué. Estos macarrones los he hecho en el microondas con el “Kit de pasta” sólo tenemos que poner la cantidad de pasta que necesitamos, cubrimos de agua y programamos el microondas a 800w de potencia durante los minutos que indica el paquete, dejamos reposar 1 minuto y ya tenemos lista la pasta. Además el punto de cocción de la pasta es perfecto, “al dente”. En mi casa se terminó el poner agua a hervir. Es rápido, práctico y muy útil.



Ingredientes 
para 4 personas
320 gr de penne rigate
600 gr de tomate pelado en conserva
3 dientes de ajo
2 cucharadas de alcaparras
6 u 8 filetes de anchoas
100 gr de olivas negras sin hueso
2 guindillas de cayena
orégano
perejil picadito
aceite de oliva virgen extra





Preparación

Ponemos la pasta en el recipiente “Kit pasta“, cubrimos de agua y sazonamos con sal. Tapamos con su tapa y llevamos al microondas, cocemos a 800w de potencia el tiempo que nos indique el paquete. Dejamos reposar 1 minuto dentro del recipiente, escurrimos y reservamos.
Cortamos los tomates en cubitos. No tirar el agua que contiene la lata de los tomates.
Mientras ponemos 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra en una sartén y el aceite de las anchoas, añadimos las anchoas troceadas, los ajos pelados y aplastados, los dos guindillas de Cayena y dejamos cocinar a fuego lento hasta que las anchoas se deshagan por completo.
Añadimos las alcaparras y las olivas cortadas a rodajas, dejamos cocinar un par de minutos, retiramos la Cayena (para evitar que alguien se la pueda comer entera) y agregamos los tomates y el jugo de la lata, junto con un poco de orégano seco.
Dejamos cocer durante 15 minutos, cuando falte poco añadimos el perejil picadito.
Agregamos la pasta a la salsa, removemos bien para que quede bien repartida y servimos caliente.