Este tipo de comidas informales en mi casa triunfan, las tortillas de trigo o de maíz son un imprescindible en mi despensa, pues más de una vez me salvan de un apuro.
Esta receta la vi en un libro nuevo que me compré hace unos días… “Platos exprés” de editorial Blume, yo la he adaptado a los gustos de mi familia, la original lleva olivas y 4 jalapeños, yo sólo he puesto 1 y las olivas no las he añadido finalmente, en su lugar he puesto 1 pimiento verde.


Ingredientes 
2 cucharadas de aceite de oliva virgen
2 dientes de ajo picados
1 cebolla morada picada
450 gr de carne mixta (cerdo/ternera)
400 gr de tomates pelados de conserva
100 ml de vino blanco
1 jalapeño en vinagre
1 pimiento verde
sal/pimienta
4 tortillas de trigo
para el guacamole
1 aguacate
1/2 cebolla morada
1 tomate maduro sin semillas y picado
1 lima
unas hojas de cilantro

Preparamos
El relleno:
Picamos los ajos y la cebolla finamente
En una sartén calentamos el aceite de oliva virgen a fuego medio y freímos la cebolla y el ajo unos minutos.
Añadimos la carne picada y salteamos a fuego fuerte para que tome color y no suelte agua, removermos constantemente para que se haga por igual y quede suelta la carne.
Agregamos los tomates troceados en cubos pequeños, los jalapeños, el pimiento verde italiano y el vino, subimos el fuego fuerte para que el vino se evapore rapidamente, bajamos a fuego medio suave y dejamos que se haga todo el conjunto durante 15 minutos.
Mientras precalentamos el horno a 180º.
Preparamos el guacamole.
Cortamos y pelamos el aguacate, lo rocíamos con unas gotas de lima para evitar que se oxide, chafamos con la ayuda de un tenedor y mezclamos con la cebolla picada y el tomate, añadimos unas hojas de cilantro y salpimentamos. Reservamos en el bol que vamos a servirlo.
Colocamos las tortillas de trigo en la rejilla del horno, cómo véis en la foto y horneamos durante 3 minutos a media altura y sin ventilador.
Rellenamos con el picadillo de carne los tacos y servimos acompañado del guacamole.